Younes Belhanda

Tiene una proyección descomunal. Su escalada posicional en el terreno de juego es la metáfora perfecta de su evolución como futbolista y del potencial que atesora. Se inició jugando de líbero, por detrás de la defensa. Evolucionó a pivote defensivo, se metamorfoseó a volante y ahora se desenvuelve de forma brillante como enganche en el Montpellier. Es, por fin y de forma merecida, el ’10′. Y no solo en su equipo. Desde que Eden Hazard ha emigrado al Chelsea, Younès Belhanda es el mediapunta por excelencia de la Ligue 1.

Mezcla la desvergüenza del fútbol del barrio con la etiqueta del fútbol de alta escuela. Cada gesto, cada detalle, cada filigrana, cada adorno suyos transmiten la elegancia de una reverencia y el desafío a sangre fría del que no teme ni respeta ninguna autoridad. Cuando juega canta un rap agresivo vestido con el frac de un director de orquesta. Suya es la batuta que acompasa y matiza el ritmo del juego colectivo, al tiempo que cada eslálom suyo parece una guerra personal contra el mundo.

Velocísimo en la conducción, su juego exige un abuso de avanzar con el esférico anudado al pie. Con espacios es letal, el contraataque es su hábitat natural. Baja hasta el campo propio a recibir (o incluso a robar, con sus dotes de antiguo medio defensivo), gira con un toque y un golpe seco de cintura, se propulsa con su arranque endiablado en los dos primeros pasos y pone en jaque a la defensa rival. Tocado por la varita de la técnica depurada, la habilidad con el balón le concede el don de elegir cuándo puede permitirse perder el cuero. Ágil con las dos piernas, baila con sendos ombros para convertirse en funambulista imprevisible que puede salir del regate hacia cualquier lado. Desborda con más facilidad en velocidad que en estático. Tiene pinceladas de filigranero sin ser un malabarista declarado.

Si decide asistir, tira del manual básico de arquitectura: pase al espacio, en profundidad, entre el lateral y el central, para la carrera del extremo. Y se incorpora: tiene llegada, tiene gol. Y, sobre todo, un disparo privilegiado desde fuera del área. Arma la pierna rápido, apenas precisa tomar carrera. El balón sale catapultado potente, bien colocado, con una rosca veloz como un bumerán. Las escuadras le sonríen, las crucetas le guiñan el ojo. Parecen sus amigas. Por supuesto, todas las jugadas a balón parado son para él, y goza de un buen desplazamiento en largo para desahogar el juego.

En el ataque estático es la proporción perfecta entre potencia y control. Domina la croqueta en el círculo central como el mejor Iniesta. Embelesa como Ronaldinho cuando hace sombreros para ceder atrás y pausar la jugada. Recuerda al Cristiano Ronaldo de sus inicios cuando desborda con una bicicleta o recorta con la espuela. Asiste de cuchara desde la media luna y filtra pases verticales que rompen dos líneas defensivas en menos de 10 metros. Ahora mismo, el talento y la evolución de Belhanda es una delicatessen pastelera que, tras horas de minucioso trabajo en el obrador, sólo precisa de la cocción necesaria para que suba el soufflé y convertirse en delicia de gourmet.

Destila, sin embargo, dudas acerca de una mentalidad un tanto inmadura, e incluso en ocasiones demasiado conservadora más allá del campo. Acumula pecados inocentes de juventud, como arrancar un banderín de córner para jugar al golf en una celebración. Nada grave, nada irremediable, pero que no transmite las mejores vibraciones. Le gusta ser el centro de atención en el festejo. Son habituales volteretas y otras piruetas en el aire. Y es el único momento en el que sonríe. Con el balón en juego se muestra con la cabeza gacha, semblante serio, como si no quisiera mirar a nadie a la cara. Como si quisiera esconder algo de sí mismo y a la vez el mundo le debiera algo. Puede llegar a desprender un aire desapegado que puede despertar recelo. Es descarado para tirar un penalti a lo ‘panenka’ en una tanda en la Copa de África. Sangre fría encomiable que sin embargo aún no basta para colocarlo a la altura de mitos como Totti o Pirlo. Para eso hace falta un bagaje y una carrera que todavía no ha osado iniciar.

Tuvo la oportunidad en verano de dar un salto a un grande, y se cerró en banda. Sonó para el Madrid. Su evolución de las posiciones defensivas a la mediapunta lo hacía ideal para el doble rol que no acaba de asumir un endeble Luca Modric que nunca ha alcanzado el nivel que prometía en sus albores. Tampoco quiso saber nada del Arsenal. Allí hubiese recalado con Giroud, al que atiborró de asistencias en Montpellier, y hubiese combinado de forma celestial con Santi Cazorla. Aunque es comprensible que, tras ganar la primera liga de la historia del Montpellier, club donde se ha formado, quisiera jugar la Champions con el pantalón naranja.

La actitud conservadora se atisba, precisamente, a la hora de enrolarse en una cantera de primer nivel. Rechazó siendo un adolescente ofertas de equipos grandes de Francia como el Olympique de Marsella o el Mónaco, cuyos canteranos sólo llegan al primer equipo si son verdaderamente talentos de primera línea. Se conformó con el Montpellier, un equipo modesto, acostumbrado a huir de la amenaza del descenso y que, oh milagro, viene de ganar la primera Liga de su historia. Belhanda hubiese alcanzado la élite desde cualquier cantera, pero prefirió una apuesta menos ambiciosa con un club que, muchas veces por falta de recursos económicos, se ve obligado a recoger más frutos del árbol de la cantera (aunque alguno a veces esté aún verde).

Jugó algunos partidos con la selección francesa sub20, pero se decidió por Marruecos para ser internacional absoluto. Marruecos reina en el fútbol africano, un continente que no destaca por su nivel futbolístico a nivel de selecciones. Pero no aspira a ganar Mundiales ni a acercarse a grandes glorias futbolísticas internacionales. ¿Por qué decidió Belhanda, nacido en Avignon, perder la oportunidad de jugar con Francia? Los más románticos apelan a que su primer balón se lo regalaron sus abuelos que viven en Marruecos. Otros apuntan que la competencia con los Nasri, Ribéry y compañía se une a la losa de heredar la demarcación, quizá el dorsal y sobre todo la responsabilidad y el legado de un mito como Zidane. Y no es un reto con el que se atreva cualquiera.

Belhanda tiene 22 años. Es de la quinta de grandes fenómenos que ya despuntan y triunfan en grandes clubes europeos. Equipos que aspiran a todo, jugadores que apuntan a lo más alto como Thiago Alcántara, Balotelli o Tony Kroos. También es cierto que otros, por precipitarse, parece que han descarrilado antes de alcanzar el punto álgido en el trayecto por un exceso de velocidad. El caso de Bojan o de Fran Mérida. Belhanda está más que capacitado para dar pronto el salto a un club grande. Por una vez, tendrá que ser valiente y dejar de apuntar a objetivos a media altura. Abandonar la cabeza del ratón y saltar encima del león. Levantar el mentón y mirar al mundo a los ojos. Sin miedos, sin complejos. Su don le será suficiente si de verdad confía en él. Solo así podrá reinar.

Vía: http://masliga.com/nacional/firmas-nacional/joan-tejedor/younes-belhanda-la-cabeza-del-raton-3620/

Anuncios

Ayoub, un culé de Casablanca

Ayoub, durante un partido frente a la Blanca Subur

El marroquí, que puede actuar como centrocampista o delantero, apunta muy alto: está en edad infantil (nació en 1998) pero ya brilla en el Cadete B

Lo fichó Albert Benaiges en 2007 aconsejado por Josep Gombau, admira a Xavi e Iniesta y vive con sus hermanos Latif y Mustafa en el Barrio Gótico

Es de Casablanca, pero muy culé. Ayoub Abiu Oulam nació en la capital económica y la ciudad más poblada de Marruecos el 28 de junio de 1998 y a los 9 años su vida cambió radicalmente cuando sus padres decidieron que se desplazara a Barcelona para vivir con su hermano Latif, que ya llevaba tiempo trabajando en la Ciudad Condal y que acabó siendo el responsable de su fichaje por el club azulgrana.

Pese a que no había militado antes en ningún equipo, Latif estaba convencido de que Ayoub reunía las condiciones suficientes para jugar a fútbol. Y le tramitó una prueba en la Escuela del Barça. Su director entonces en 2007, Josep Gombau, detectó enseguida que la Escuela se le quedaba corta y llamó a Albert Benaiges, responsable de las inferiores del club, para que le viera en acción. Benaiges alucinó y Ayoub ingresó en los benjamines, concretamente en el A que dirigía Sergi Milá y en el que destacaba ya Carles Aleñà.

Desde entonces, su progresión ha sido espectacular, hasta el punto de que a día de hoy, siendo infantil, juega en categoría cadete. En el Alevín B mejoró bajo las órdenes de Jordi Font y en el A se reencontró con Sergi Milà. Al final de aquella temporada, la 2009-2010, Ayoub despuntó en la victoria del Barça en el prestigioso torneo alevín de Estepona, sobre todo en el triunfo en la final frente al Real Madrid.

La pasada temporada, dada su enorme calidad y su privilegiado físico, Guillermo Amor y Albert Puig decidieron que saltara una categoría y pasó del Alevín A al Infantil A sin jugar apenas en el B (ganó el torneo de Arona). Siendo el más joven, fue de los mejores en la Liga conquistada por el equipo de Fran Sánchez. Y este año ha vuelto a ser indiscutible en el Cadete B de Fran Artiga, que ha practicado un fútbol divertido con otros futbolistas prometedores como Josimar, Ferran Sarsanedas, Sergi Canós, Paik o Alexis.

Ayoud tiene un dribling exquisito

Ayoub es un futbolista completísimo. Posee talento para combinar en el centro del campo y pegada para resolver partidos arriba. Su polivalencia le permite actuar en varias demarcaciones y en el compromiso liguero en el campo del Sant Andreu de la Barca, por ejemplo, llegó a ocupar cuatro distintas: empezó de extremo izquierdo, acabó de ‘9’ tras la sustitución de Alexis y jugó también de interior y en un 3-4-3 de mediapunta.

En el terreno personal, admira a sus hermanos, Latif y Mustafa, con quienes vive en el Barrio Gótico de Barcelona y que cuidan de él, junto con sus representantes Pere Guardiola y Pau Clavero, mientras sus padres siguen en Casablanca. Y en el deportivo, a Iniesta y Xavi, de quienes se ‘traga’ todos los partidos tanto con el Barça como con la selección. Si corre tanto como hasta ahora, tal vez llegue a jugar con ellos.

Vía: http://www.mundodeportivo.com/20120606/mundo-barsa/ayoub-un-cule-de-casablanca_54303645282.html#ixzz275y4Uy2j

Munir El Haddadi, descaro, desborde y gol

El delantero afronta la segunda temporada en la cantera del Barça

Extremo madrileño de origen marroquí, Munir El Haddadi (El Escorial, 1 de septiembre de 1995) se ha adaptado perfectamente al Juvenil B del FC Barcelona y a La Masia, donde llegó en verano de 2011.

Empezó en el CD Galapagar, pasó al Santana y de allí al Atlético de Madrid. El club colchonero lo dejó cedido al cadete A del Rayo Majadahonda, donde explotó con una gran temporada en la que marcó 32 goles en 30 partidos.

Esas estadísticas hicieron despertar el interés de equipos como Rayo Vallecano, Manchester City, Real Madrid, Osasuna y el propio FC Barcelona. El futbolista se decantó por la cantera azulgrana porque su sueño era -y es- jugar algún día en el Camp Nou con la camiseta del Barça.

Con el cartel de goleador se presentó a La Masia para formar parte del equipo de Francesc García Pimienta, pero Munir sorprendió por su capacidad de adaptarse a la banda. Así, en su primer año en Can Barça ocupó sobre todo la posición de extremo, una demarcación en la que también se siente a gusto y la misma donde juega uno de sus referentes: Pedro Rodríguez.

Munir El Haddadi

Como el canario, juega bien con las dos piernas aunque en el caso de Munir su buena es la izquierda. Destaca por su capacidad de desborde, domina el juego áereo y además, como el propio Pedro, es un jugador sacrificado y trabajador en defensa. Ese compromiso hizo que enseguida calara en el vestuario. De hecho, sus propios compañeros le ayudaron a aclimatarse y a superar la añoranza inicial después de dejar su tierra.

En su primera temporada como azulgrana, Munir El Haddadi ya sumó dos títulos con el Barça. El primero, el campeonato de Liga Nacional, donde sumó 22 dianas. El segundo, el título de campeón de Catalunya después de superar al Espanyol 2-0 en la final y con gol del propio Munir, que se encargó de abrir el marcador.

Ahora afronta su segunda temporada en el Juvenil B, donde sigue siendo uno de los hombres clave en el equipo de García Pimienta.
Vía: http://www.mundodeportivo.com/20120917/mundo-barsa/munir-el-haddadi-juvenil-b-cantera-fc-barcelona-promesas-futbol-base_54349683237.html#ixzz275xLIFdb

Los marroquíes del PSV Eindhoven 2012/2013

El PSV Eindhoven es un club en el que se han formado muchos jugadores de origen marroquí en los últimos años,para citar nombre recordamos a Ibrahim Afellay,Zakaria Labyad,Otman Bakkal,Ismail Aissati,Younes Mokhtar,Imad Najah etc… Más jugadores marroquíes se están formando en el PSV y en unos años se escuchará hablar de buenos jugadores como Zakaria Bakkali que fue subido al equipo al filial con apenas 16 años,jugador que está pretendido por grandes clubes europeos.

Filial

ImagenJuvenil A

ImagenJuvenil B

ImagenCadete B

ImagenInfantil C

ImagenInfantil C

ImagenAlevín A

ImagenBenjamín A

Imagen

Fuente: http://www.psvjeugd.nl/teams/archief/1213

El historial de los partidos entre Marruecos y España al detalle!

Después de semanas de búsqueda e investigación he podido recopilar esta valiosa información que pongo en vuestras manos para saber un poco de los enfrentamientos futbolísticos que han habido entre Marruecos y España. Debido a la poca información que hay y a la falta de documentación puede que se me haya escapado algún partido, pero en general os puedo asegurar que en este post vais a conocer por lo menos el 95% de los partidos que han disputado ambas selecciones.

Les dejo entonces con las formaciones,resultados,fotos y sobre todo las crónicas de los partidos sacadas de El Mundo Deportivo y La Vanguardia que podéis visualizar en formato PDF.

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Imagen

Fotos de Marruecos vs España (0-1) 12-11-1961 Eliminatoria Mundial Chile 1962

El Mundo Deportivo 15-11-1961

ImagenImagen

Portada El Mundo Deportivo 23-11-1961

Imagen

Rabeh vs Llortente en el 2005

Imagen

El Mundo Deportivo 23-11-1961

Imagen

Portada El Mundo Deportivo 24-11-1961

Imagen

Imagen

Safri vs Tamudo en Sydney 2000

Imagen

Sanjuan vs Naybet 1992

Imagen

foto del 1965

Imagen

Calendario dinámico temporada 1962 /1963

Imagen

Semanario gráfico MARCA 14-11-1961

Imagen

Imagen

Imagen

Crónicas de los partidos sacadas de El Mundo Deportivo & La Vanguardia

Marruecos vs España (3-3) 15-05-1960

España vs Marruecos (4-3) 12-10-1960 (Portada)

España vs Marruecos (4-3) 12-10-1960 (Crónica)

Previa España vs Marruecos 23-11-1961 MD

Previa España vs Marruecos 23-11-1961 La Vanguardia

Marruecos vs España (0-1) 12-11-1961 MD

Marruecos vs España(0-1) 12-11-1961 1

Marruecos vs España (0-1) 12-11-1961

Marruecos vs España (0-1) 12-11-1961 –

Previa España vs Marruecos 23-11-1961 La Vanguardia

España vs Marruecos (3-2) 23-11-1961

España vs Marruecos (3-2) 23-11-1961 2 MD

España vs Marruecos (2-1) 29-09-1963

España vs Marruecos (3-0) 8-7-1965 (Portada)

España vs Marruecos (3-0) 8-7-1965 (Crónica)

España vs Marruecos (2-1) 25-05-1966

Marruecos vs España (0-0) 21-02-1968

España vs Marruecos (3-0) 30-05-1968

España vs Marruecos (3-0) 29-01-1986

España vs Marruecos (6-0) 8-4-1992

Marruecos vs España (2-0) 20-09-2000

Marruecos vs España (3-1) 11-06-2005

Marruecos vs España (3-1) 11-06-2005 (2)

Marruecos empata ante Honduras 2-2 en el primer partido de los Leones en Londres 2012

Imagen

 

Honduras y Marruecos arrancaron su participación en el Torneo Olímpico de Fútbol Masculino Londres 2012 con un empate 2-2, en un partido de muchas emociones y donde ambas selecciones mostraron buen juego y dispusieron, hasta el final, de ocasiones para llevarse la victoria en esta primera jornada del Grupo D.

El encuentro, celebrado el 26 de julio en el estadio Hampden Park de Glasgow, comenzó con alternativas para ambos equipos. Marruecos gozó de la primera oportunidad de gol, pero el remate de cabeza de Abdelaziz Barrada, uno de los jugadores más destacados del combinado norteafricano, fue atajado sin problemas por el guardameta José Mendoza.

Pese a ser un partido abierto, de ida y vuelta en estos primeros compases, la primera acción seria de peligro de Honduras no llegó hasta pasado el primer cuarto de hora de juego, cuando Alexander López eludió el fuera de juego, pero no pudo superar a Mohamed Amsif.

Las ocasiones se sucedían en una y otra portería hasta que Barrada rompió el 0-0 inicial con un gran gol de volea, al rematar un balón que había tocado de cabeza su compañero Zakaria Labyad (0-1, 39′). Con este resultado se llegó al descanso.

Ráfaga de emociones
Apenas diez minutos después de la reanudación del partido, Honduras devolvió las tablas al marcador por medio de Jerry Bengston, quien desvió lo justo un tiro raso de Maynor Figueroa para despistar al arquero y conseguir el primer tanto de los catrachos en el torneo (1-1, 56′).

Poco después, el conjunto centroamericano confirmaba su mejoría y se ponía por delante en el marcador desde el punto de penal. Bengston anotó la pena máxima cometida sobre su compañero Eddie Hernández en un rápido contraataque de Honduras (2-1, 65′).

Pese a la remontada, Marruecos no bajó los brazos y consiguió la igualada gracias a una excelente vaselina en el área de Zakaria Labyad, con la que el habilidoso jugador del Sporting de Lisboa superó al arquero Mendoza (2-2, 67′).

El conjunto marroquí consiguió mantener el empate en el marcador hasta el final pese a jugar desde el minuto 71 con un hombre menos por expulsión de Zakaraya Bergdich.

Tras este 2-2, ambos conjuntos buscarán su primera victoria el próximo 29 de julio en Newcastle:Honduras se medirá a España y Marruecos se enfrentará a Japón.

 

– Ficha técnica

– Honduras: José Mendoza; Arnold Peralta, Johnny Leveron, José Velasquez, Maynor Figueroa; Andy Najar, Alfredo Mejía, Roger Espinoza, Alexandre López (Eddie Hernánez, min.57); Jerry Bengtson (Anthony Lozano, min.80) y Mario Martínez (Orlin Perarta, min.88). 

Seleccionador: Luis Suárez. 

– Marruecos: Amsif; Jebbour, Abarhoun, El Kaoutari, Bergdich; Bidaoui (Noussir, min.75), Kharja, Fettouhi, Labyad: Barrada (Najah, min.89) y Amrabat (El Kaddouri, min.90). 

Seleccionador: Pim Verbeek (HOL). 

Goles: 0-1, min.39: Barrada. 1-1, min.56: Jerry Bengton. 2-1, min.64: Jerry Bengston, de penalti. 2-2, min.67; Labyad. 

Árbitro: Pavel Kralovec (RCH). Expulsó al marroquí Bergdich, en el minuto 71, por una patada a Mario Martínez. Además, mostró tarjeta amarilla a Velasquez, Espinoza y Peralta, de Honduras; y a Kharja, de Marruecos. 

Incidencias: Cerca de media entrada en Hampden Park, que fue llenando sus gradas a medida que transcurría el partido y se acercaba el España-Japón de un rato después. Primer partido del Grupo D. 

Las mejores fotos de Marruecos vs Honduras 2-2

 

Tres clubes ingleses pujan por Abdelaziz Barrada

 

La presencia de Abdel Barrada en los Juegos Olímpicos de Londres puede ser el escaparate definitivo para que el marroquí abandone el Getafe y recale precisamente en la Premier. Al conocido interés del Arsenal, que vino a verle varias veces la temporada pasada, se han unido ahora el Everton, el Tottenham y el Newcastle.

Según el diario británico The Sun, la puja estaría alrededor de 12 millones de euros. La cláusula de rescisión del futbolista es de 20 millones, pero el club azulón estaría dispuesto a vender por una cantidad inferior ante las dificultades que está encontrando para desprenderse de otros jugadores y el stock de hombres de su posición con el que cuenta Luis García. El año pasado, el Real Madrid también preguntó por el marroquí.

 

http://www.thesun.co.uk/sol/homepage/sport/football/article4446236.ece